Pretexto 1. Experimentando con el lenguaje


Para escribir es importante experimentar con el lenguaje. Los mecanismos de investigación y experimentación pueden ser tan sencillos como un simple cambio de orden en las palabras. Veamos un ejemplo:

Virgilio, en  la “Eneida”, cuando Eneas y La Sibila se dirigen al infierno, podría haber escrito: “Caminaban silenciosos bajo la noche oscura”. Es lo común: “silenciosos” es un adjetivo aplicable al hombre y la oscuridad es una cualidad de la noche. Sin embargo se atreve y cambia los términos: “Caminaban oscuros bajo la noche silenciosa”. De repente el texto se carga de pesadumbre, de tristeza y de temor. Y sólo se trata de un cambio en la relación convencional del adjetivo con el nombre.

Las palabras tienen fuerza y mandan. Hay palabras que te colocan irremediablemente en una determinada dirección. Nos imponen sus leyes y hay que ser conscientes de ello. Por eso no es suficiente el simple uso de diccionarios de sinónimos. El significado de las palabras tiene matices diferentes en uno u otro contexto. Su significado absoluto (el que ofrecen los diccionarios) carece de matices. Una palabra siempre modifica al resto. No es igual un texto en donde aparece la palabra “blanco” que si la palabra es “níveo”. Una u otra palabra van a teñir de manera diferente todo lo que tienen alrededor.

Lee el siguiente texto tomado de “Gramática fantástica” de Raúl Renán. A continuación intenta hacer algo semejante con las palabras propuestas. ¿Nos compartes tus “definiciones” en un comentario al final de la entrada?

  • Pájaro es una palabra que empolla.
  • Dolor es una palabra que inmola
  • Agua es una palabra que lustra.
  • Fuego es una palabra que purifica.
  • Piedra es una palabra que tropieza.
  • Viento es una palabra invisible.
  • Silla es una palabra que sienta.
  • Flor es una palabra que ofrenda.
  • Vida es una palabra que muere.
  • Silencio es una palabra que descansa.

Lodo:

Morado:

Flor:

Salud:

Mesa:

Cana:

Árbol:

8 Comments on “Pretexto 1. Experimentando con el lenguaje

  1. Lodo es una palabra disoluta.
    Morado es una palabra que se asfixia.
    Flor es una palabra de cuatro pétalos.
    Salud es una palabra atenta.
    Mesa es una palabra que convoca.
    Cana es una palabra incolora.
    Árbol es una palabra de raiz profunda.

  2. Lodo es una palabra que echa por tierra el buen nombre del agua.

    Morado es una palabra roja con hipotermia.

    Flor es una palabra tan erótica como pudorosa.

    Salud es una palabra que precede al trago y sucede al estornudo.

    Mesa es una palabra cuadrúpeda que se ordeña por encima.

    Cana es una palabra que lleva su tiempo merecer.

    Árbol es una palabra que genera libros y se puede hojear.

  3. Lodo es una palabra juguetona.

    Morado es la palabra del que se tarda.

    Flor es una palabra que se deshoja.

    Mesa es una palabra congregante.

    Cana es una palabra que a veces sale cuando se le da la gana.

    Árbol es una palabra fructífera.

  4. Lodo es una palabra con color a charco

    Morado es una palabra secundaria a la par del rojo.. o del azul

    Flor es una palabra productiva, re-productiva

    Salud es una palabra contagiosa

    Mesa es una palabra entre vos y yo

    Cana es una palabra inoportuna e inesperada

    Arbol es una palabra que crece hacia arriba y hacia abajo

  5. Gracias por participar con nosotros, me encantó especialmente: salud es una palabra contagiosa. ¡Excelentes todas!

  6. Lodo: es una palabra que pega
    Morado: es una palabra que sale en procesión
    Flor: es una palabra que colorea
    Salud: es una palabra que brinda
    Mesa: es una palabra que sostiene
    Cana: es una palabra que envejece
    Árbol: es una palabra que crece

  7. Lodo es una palabra que resbala.
    Morado es una palabra que entusiasma.
    Flor es una palabra que enbellece.
    Salud es una palabra que preocupa.
    Mesa es una palabra que alimenta.
    Cana es una palabra que enternece.
    Árbol es una palabra que ennoblece.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: