El yo renuente


En el libro “The 3 A.M. Epiphany: Uncommon Writing Exercices That Transform Your Fiction”, publicado por Writer’s Digest Books (2005), Brian Kiteley nos ofrece una serie de actividades de creación literaria cuidadosamente confeccionadas, de gran utilidad para explorar la forma en que, como escritores, abordamos la ficción. La meta de estos ejercicios es, según Kiteley «enseñar a los escritores cómo permitirle a su ficción encontrarse a sí misma».

La siguiente propuesta se presenta en la sección “Punto de vista”, en la que cada ejercicio explora una aproximación distinta por parte del narrador.

Por Brian Kiteley. Traducción: Difícil de Juglar.

Escribe una historia en primera persona en la que uses el pronombre de primera persona (yo o mi o ) sólo dos veces—pero mantén el yo importante de alguna forma para la narrativa que estás construyendo. El punto de este ejercicio es imaginar un narrador que está menos interesado en sí mismo que en lo que está observando. Puedes hacer al narrador alguien que ve un evento interesante en el que no necesariamente participa. O puedes hacerlo autoborrante*, no obstante que sea un participante fundamental en los eventos relatados. Es muy importante en este ejercicio asegurarte de que tu lector no se sorprenda, después de cuartenta o cincuenta palabras de narración, de que esta es una narración en primera persona. Muéstranos pronto quién está observando la escena. 600 palabras.

Las personas que suelen caernos mejor son aquellos que están mucho más interesados en otras personas que en ellos mismos, que son desinteresados y considerados, cuya conversación no es un torrente de observaciones sobre sí mismo (como el tipo que, después de hablar de él mismo a una mujer en una fiesta durante media hora, dice: “Basta de hablar de mí, ¿qué piensas de mí?”). No estoy intentando legislar sólo personajes o narradores simpáticos. Utilizo el ejemplo anterior de yos sociales exitosos para dar una idea de lo que la ficción exitosa requiere. Otra lección que podrías aprender de este ejercicio es cuán importante es permitir a las cosas y a los eventos hablar por sí mismos, más allá del ego de la narración.

*Entiéndase por autoborrante que procura pasar desapercibido. [N. del T.]

Tomado del libro: The 3 A.M. Epiphany: Uncommon Writing Exercices That Transform Your Fiction”, de Brian Kiteley.

Para juglar:
1. Encuentra un momento para juglar con el reto que presenta Brian Kiteley.
2. Si te quedaste con ganas de más, escribe un microrrelato de máximo 39 palabras con este tipo de narrador “yo renuente”.

Para compartir:
1. ¿Qué experimentaste durante el proceso creativo?
2. ¿Hubo algo en este ejercicio que te resultara particularmente complicado, divertido, fácil, interesante?
3. ¿De qué manera crees que un narrador “yo renuente” apoya el relato de una historia?

Para conservar:
Registra tus descubrimientos y aprendizajes.

Al final de esta entrada puedes incorporar tus comentarios y/o respuestas, si así lo deseas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: