Las apariencias sí importan


Una buena presentación no va a hacer más o menos valioso a un texto, pero  puede determinar si es leído o no. ¿Qué tanto te detienes a cuidar este aspecto de la redacción de tus escritos?

aspectoCada año, al impartir la primera clase de mi Taller de Lectura y Redacción, enumero una serie de cualidades que conviene tener en cuenta a la hora de realizar algún escrito: ortografía, caligrafía (o elección de la tipografía) sintaxis, vocabulario, estilo y formato. Aunque el formato es lo último que se revisa antes de enviar o publicar un texto, es lo primero que llama la atención. La disposición espacial que tenga éste en el papel o el post de un blog, va a invitar o no a su lectura. Y sucede muchas veces que no importa cuán brillantes sean nuestras ideas, qué tan bien construidas estén las frases o qué tan preciso sea nuestro vocabulario, si el texto está mal presentado, no lograremos siquiera que se animen a leernos.

Aunque a veces los editores de texto de los blogs no permiten acomodar espacialmente los párrafos con toda libertad, siempre dan opciones para que, a la vez que le damos un toque personal a nuestras publicaciones, las presentemos de tal manera que favorezcamos su legibilidad. Para ello hay que guiarnos principalmente de sentido común y de algunas reglas de redacción de documentos.

¿Qué elementos del formato hay que tomar en cuenta?

  • Separar convenientemente los párrafos. Un punto y aparte se sigue de un espacio o del uso de sangría. Si lo que pusiste es punto y seguido, hay que continuar en la misma línea.
  • Elección del color de fuente. En ocasiones el uso de diferentes colores está justificado por el tema sobre el que se escribió, pero por lo general no es así. Hay que cuidar que la tipografía y los colores elegidos nos distraigan la atención del contenido que queremos comunicar.
  • Dejar un espacio adecuado entre el escrito y los cuadros, tablas o imágenes que se le agreguen.
  • Si usas citas en tu texto, señalarlas convenientemente.

Darle una última revisada al formato de nuestros textos una vez que los hemos subido al blog puede llevarnos unos minutos adicionales, pero este esfuerzo final puede lograr que quien nos lea tenga una experiencia positiva y alentadora al ponerse en contacto con nuestra obra.

Entradas relacionadas:

Condiciones lógicas para una escritura eficaz

Trece trucos para corregir tus textos

Las apariencias sí importan

4 Comments on “Las apariencias sí importan

  1. Ah, la estética tipográfica, ahora al alcance de todo el mundo. Pero antes era patrimonio de unos cuantos iniciados, que hablaban un lenguaje críptico lleno de “bandos”, “colgados”, “plecas”, “filetes”, “corondeles”, “falsas”, y de horrorosos defectos que había que sacar de los textos: “viudas”, “huérfanos”, “callejones”, “ríos”, “escaleras”, …
    En un impreso, suelo fijarme mucho en esos detalles, que demuestran el cuidado en una edición, pero al leer un blog no me afectan tanto. Saber adaptarse al medio es quizá un privilegio de aquellos que transitamos desde los volantes en mimeógrafos o tratar con linotipistas a trabajar en Page Maker.

  2. Este tipo de tips son excelentes y ayudan mucho a la escritura y/o publicación de un texto en un blog o “papel” (así entre comillas porque ahora todo va primero en el editor de textos y no necesariamente tiene que ser Word… jejeje).

    Muchos de estas ayudas las uso de manera común pero no siempre uno tiene presente aquellos detalles que hacen del mismo texto sea, redundando, un texto llamativo al lector.

    Muchas gracias por esto.

    =)

    P.D. Hace algún tiempo un comercial en la TV remataba: “Quiero más”. Así que es eso.

  3. Escribí este post porque leo muchos blogs cotidianamente, algunos de excelentes escritores, pero en un formato tan poco atractivo que tengo que vencer cierta resistencia para adentrarme en la lectura. Claro que el diseño de los blogs es algo muy personal, cada quién le pone y le quita a su gusto.

    ¡Gracias por sus comentarios! Tenemos mucho que aprender unos de los otros. Sigamos compartiendo. 🙂

  4. Carmen María: tus recomendaciones son muy acertadas, todo eso ayuda a mejorar y dar mejor presentación a los textos. Por más simples y pequeños que sean deben presentarse lo mejor posible, como lo dices. En mi caso los textos en mayusculas no los puedo leer, siento como golpe a los ojos, igual cuando leo “xq” en lugar de por qué. Cuando hay hábito de lectura el ojo por sí solo rechaza textos mal escritos, no los toma en cuenta o cuesta entenderlos. Un texto bien presentado es un descanso a la vista, es agradable en su conjunto. Hagamos la prueba con los volantes que se reparten en la calle, a veces son un caos, entre el color, la tipografía y faltan ortográficas, en lugar de querer leer la información lo que urge es tirarlo en el primer bote.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: