¿Qué nos motiva?


¿Qué necesita un escritor/a para mantenerse motivado y activo en la práctica de la escritura? Decidí preguntarles a quienes escriben día a día. Así lo hice, usando la maravillosa herramienta que es Twitter, (abajo pueden encontrar los enlaces a este gente de letras). Después de leer cuidadosamente sus respuestas y reflexionar al respecto, concluyo que esto es lo que nos alimenta:

1.  Retroalimentación. Me llamó la atención que esta fuera la primera respuesta y la más repetida. Y coincido. Nunca me había sentido tan motivada a escribir hasta que empecé a publicar en Internet, y a recibir el apoyo, la crítica e incluso la saludable presión de seguir escribiendo y dialogando con quienes me leen. “Retroalimentación constante de otros escritores; retroalimentación que no naufrague en el elogio mutuo, ni en la crítica egoica”1 “Obtener feedback real (no palmaditas), aprender de ese feedback”2 Esto implica dejar de ser escritores de closet y tener la valentía de compartir. ¿Todavía no tienes un blog? Ahora es cuando.

2. Experimentar, observar la vida. “vivir cosas diferentes expande la mente y promueve la expulsión de relatos escondidos”.3 Escribir en nuestras mentes mientras vivimos y rebozar de vida mientras escribimos. “…la vida misma tiene las mejores historias, hay que embellecerlas”.5

4. Leer. “Voracidad de libros”4 Le llama Manuel Pérez Bañes. Pero va más allá de los libros. También motiva leer blogs, pequeñas ideas geniales en Twitter y en mi caso, asomarme todos los días a la mina de oro que es la poesía.

5. Voluntad, terquedad, trabajo diario. Los pequeños logros  invitan a seguir en este camino, y las frustraciones nos retan a encontrar otra palabra, otro modo de acomodarla para comunicarnos mejor. Lo más importante es que escribimos porque nos satisface, y mientras más se hace algo que satisface, más ganas tenemos de continuar haciéndolo.

6. Enamorarse. “Tener un dolor, una agonía, un demonio, una alegría, una sonrisa, una mente dispuesta a los retos, amor a todo”5 ¿Un cómplice literario, un amor lejano, un corazón roto, una ambición literaria, un profundo amor a las letras? No importa cuál sea la índole de este amor, lo importante es acudir a ese fuego interior para no apagar la práctica de la escritura.

7. Y añado: un espacio en soledad. Hoy ha  sido un día de diálogo enriquecedor y mucha motivación. Ahora necesito desconectar, sentarme en este rincón iluminado por la vieja lámpara de mi abuela, escuchar el silencio y escribir.

1 Cobayasky 2 juanlumora 3methylene 4 ManuElpielRoja

5 taniahernandeza

Y gracias también a @joaguimar @pvil@ivanlasso @eRomanMe @fandoeros

@diablopanzon @cruciforme@Esgarval@latadelombrices

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: