Inventos inútiles


Cuando hablamos de escritura creativa, nos referimos a inventar, a dar forma a nuevas ideas a través de las palabras. Decir invento es abrirle las puertas a lo infinito, a todas las posibilidades, a mundos nuevos. Los límites surgen cuando queremos ponerle un “para qué” a nuestro propósito de inventar, cuando vislumbramos un fin práctico para nuestras ensoñaciones. Lo bueno es que al juglar no existen límites, y por eso en el ejersucio de hoy se trata de escribir inventos inútiles:

1. Un cierralatas para cerrar latas de conserva abiertas por error.

2. Un reloj de pulsera cuyas manecillas giren a la izquierda para poder mirar la hora por el espejo.

3. Una funda para proteger los helados.

4. Bolsas de papel para guardar los suspiros y que éstos puedan respirar adentro.

¿Te animas a hacer tu propia lista de cuatro o más inventos absurdos o inútiles? Como siempre, las palabras te pueden dar un empujoncito, y te proponemos algunas que puedes incluir en tus lista:

Caracol, espantapájaros, manzana, vela, calendario, taza, dolor, lápices, lágrimas, puerta, orilla

Por supuesto, esta es sólo una sugerencia, siéntete libre de escribir tus inventos con las palabras que quieras. Y si alguna te lleva a crear una pequeña historia, no dudes en compartírnosla también.

7 Comments on “Inventos inútiles

  1. 1. Una bóveda de aislamiento sonoro para guardar el despertador por la noche y evitar así que por la mañana vaya a despertarnos el muy truhán.

    2. Una pulidora para erosionar las esquinas a los CDs y DVDs que por defecto de fábrica salgan cuadrados.

    3. Una máquina silenciosa de hacer abdominales que no haga ruido mientras el aparato se mueve suavemente por nosotros, simulando que hacemos series de 500 ó 1000 abdominales, para perplejidad de todo el gimnasio, mientras ocultamos con gafas oscuras que estamos tomando una plácida siesta.

  2. ¿Qué tal un espantapájaros vestido de camouflage, de manera que se mimetice con el sembradío?

    O una manzana (de casas) espiral, que sirva para que “dar la vuelta a la manzana” sea un ejercicio infinito…

    ¡Ya sé! Un calendario cuyas páginas numeradas revelen la estación actual del año. Que vayan brotando tímidamente al llegar la primavera, que le crezcan grandes en verano, que se doren y caigan en otoño… y que brillen por su ausencia en invierno.

  3. Aarón, qué buen invento, les voy a pasar tus datos a un par de brujitas amigas mía. 🙂

    1.Una escalera de caracola, para escuchar el mar cuando querramos subir al cielo.

    2.Una vela que encienda pasiones y no se apague, como en los cumpleaños, por causa de los deseos.

    3. Una vela que se encienda con el viento, para impulsar mi barco de papel y navegar por los riachuelos.

    4. Una manzana que renueve su relleno todos los días, para que los gusanos no tengan que mudarse tan a menudo.

  4. 1. Un coche que sólo tenga marcha atrás para recuperar el tiempo perdido.

    2. Una vela que no alumbre para que nadie pueda ver llorar a los demás ni de alegría.

    3. Un espantajefes para que me dejen en paz.

    4. Una tarjeta de visita que únicamente contenga el nombre para dejar buenos recuerdos.

  5. 1 – Una taza a la que le brote café del fondo cuando se vaya acabando, para así ahorrarse el inmenso y agotador trabajo de levantarse y rellenarla.

    2 – Una puerta a la que le digas a donde ir y te lleve, sin tener que caminar hasta el bendito lugar.

    (Mis inventos son todos mandados a hacer para los vagos de este mundo, como yo)

    3 – Una orilla que caliente el agua del mar, para no enfriarte los pies y poder dar caminatas en la playa en cualquier estación 😉

    4 – Una manzana con gusto a chocolate

  6. Me gustaron, de José Antonio: 1. Un coche que sólo tenga marcha atrás para recuperar el tiempo perdido.

    Y de Daniela: 3 – Una orilla que caliente el agua del mar, para no enfriarte los pies y poder dar caminatas en la playa en cualquier estación

    Y el calendario de Lúdico, por supuesto. 😉

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: