La nota del laúd XI


Tenemos que permitir que nuestras vidas creativas fluyan libremente, dejando que salga cualquier cosa, y sin censurar nada en un principio. Para crear, tenemos que estar dispuestas a ser totalmente estúpidas: sentarnos en un trono en lo alto de un imbécil y derramar rubíes por la boca. Entonces el río fluirá y nosotras podemos permanecer de pie en medio de su corriente y bajo la lluvia.

—Clarissa Pinkola Estés

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: