Un paseo por las palabras


Por: Hugo Hiriart

Cualquiera sabe que las palabras sirven para comunicar ideas, emociones, creencias. Tienen un trabajo qué hacer. Si dices dame y te dan, la palabra cumple su trabajo. Esto es obvio. Pero también puedes sorprender a la palabra cuando está descansando (como sorprendes de pronto a un animal en un claro del bosque, descansando, digo) esto es, cuando no la usas, para mirarla y ver cómo es en su singularidad. Las palabras, como las personas, tienen individualidad, hábitos, familia, historia, y son raras o comunes, ilustres o bajas, sutiles o tontas, y esto nos interesa especialmente: son hermosas o feas.

La palabra mandarina es hermosa. No digas que sólo es referencia a una fruta. Mira la palabra. Es graciosa, musical, parece una cantante italiana, alude a unos colores delicados, a un sabor peculiar (imagínate ahora ese sabor) y también al viejo y legendario imperio chino, porque es el femenino de la palabra mandarín, esos letrados chinos que constituían la burocracia celeste. Todo en uno.

La palabra oso también es hermosa, pero ésta porque es gorda como el animal que nombra. La palabra es como la cosa. Oso y globo son palabras redondeadas porque tienen dos letras O.

La palabra, a veces, hace lo que hace la cosa, como en parpadear. En hebreo mariposa se dice parpar, palabra que se abre y se cierra, como las alas del animal, y como el parpadeo. Es interesante cuando la palabra imita la cosa. Alargado se alarga y corto se achica. Garganta imita el paso de lo voluminoso por lo estrecho. Se les llama también gargantas a las barrancas o cañones por donde pasa algún río. (Como el cañón del Colorado). Y el Gigante comelón de Rabelais, muy adecuadamente se llama en Español: Gargantúa.

La palabra uva es chiquita y tiene algo de obra de arte minimalista. Porque nada le sobra ni le falta. Es perfecta y dulce como una moscatel.

En cambio la palabra mastodonte, es palabra grande, casi violenta. Uva, diríamos, no pesa. Mastodonte tiene modelaje y movimiento. Ondulado es una palabra que ella misma parece ondular.

Para compartir:

Piensa las palabras libres de su contexto, como seres individuales:

¿A qué idea asocias su sonido al escucharla o leerla?
¿Te parece que hay palabras de un color o sabor determinados?
¿Hay alguna palabra que te parezca bonita, sutil, tonta, jocosa, obscena? ¿cuál y por qué?

Tomado de su libro Cómo leer y escribir poesía.

Enlaces:

Las palabras más bellas del español

Apadrina una palabra

9 Comments on “Un paseo por las palabras

  1. Me encanta obnubilar… no se suena rico. Me describe cuando me emociono con algo. Me obnubilo. Cuando bailo, canto o me concentro o me enamoró. Es una palabra que me atrapa y me obnubila.

  2. La palabra “chispa” es graciosa, fugaz espotánea, brilla. Su pronunciación lleva el sonido de lo efímero, baila en el espacio, es alegre y suele dejar una sensación de vacío al desaparecer.

  3. La palabra palabra me parece una invitación a abrir algo, ¿una puerta? ¿Un regalo?

    La palabra Jocosa, semeja una risa que derivó en tos, lo que da más risa.

    La palabra sonaja es parecida al suave sonido de la cosa, a la risa tintineante de los bebés.

    ¿Palabras feas? hurgar, cutícula, roto.

    ¿Palabras bonitas? Ultramarino, variopinto, brújula.

  4. ¿No les parece que la palabra ‘hipocondria’ suena como una serie de presagios abominables contra la propia salud?

    La palabras balón y balín, respectivamente, delatan sus propias dimensiones con exactitud. Por el contrario, las palabras bombín y bombón desorientan muchísimo en cuál es cuál si se les pone al uno junto al otro.

    Palabras que suenan equívocamente obscenas: inocular, asíntota, cerúleo, hiporraquis.

    La palabra ‘falange’ me suena color terracota, la palabra ‘boricua’ parece estar mojada, la el verbo bruñir suena bastante áspero…

  5. mi palabra preferida es : Coincidir ..

    debido a que se necesita para enamorarse, hacer amigos, llevarse bien con alguien , caminar juntos , reirse en grupo, disfrutar la vida.

  6. otra palabra seria instante, me recuerda esos pequeños detalles de la vida, como el canto de un ave, una brisa suave, el olor del mar, la vista en lo alto de una mantaña, y tantas cosas mas..

  7. Este es un post realmente genial.
    Creo la palabra guitarra se asemeja al sonido que la caracteriza. Casi suena como el nombre, es como un rarra. La guitarra se rasguea y se guitarrea. ¿Vamos a una guitarreada?
    Y también me gusta la palabra guitarrero. Ya sabes, el bichito del ruidito curioso 🙂

    Por otro lado…La palabra hemorroides (¡cuantas erres!) suena fea y violenta y dolorosa. Y algo asquerosa 🙂

  8. A mi me gusta la palabra sonrisa, que por si sola transmite, al oírla, la reflejamos sonriendo, y nos llena de buenos pensamientos y sentimientos.
    O la palabra amor, la a y la o al decirlas abrimos la boca, y pareciera que hablamos del corazón, y que también tiene o, a, o.
    Me gusta también la palabra Esperanza, me suena como una luz que debo seguir.
    Sin embargo la palabra coraje, es fuerte como un rayo, furioso y destructivo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: