Te receto un poema


Los títeres jugletones  no nos conformamos con inventar historias, a veces también las copiamos. Un poquito, claro, “tantito nomás” como decía mi abuelita Anacleta Calcetín viuda de Jiménez.  Una ilustre títera de guiñol; que cuando perdió a su pareja, (como suele pasarle a casi todos los Calcetines del mundo) se retiró del  teatro infantil, y se dedicó en cuerpo y alma a cocinar. Cocinando fue que conoció a su segundo amor, un guate de cocina que le acompañó en todas sus aventuras culinarias. 

Ella me legó un hermoso recetario escrito a ambas manos, del cual he sacado innumerables recetas para agasajar a mis invitados humanos. ¿Innumerables? Así es, aunque el recetario sólo contiene treinta guisos, yo suelo inspirarme en ellos para crear infinitas versiones de cada uno. Lo mismo suelo hacer cuando escribo.

Les propongo ejersuciarnos hoy con una receta cuyos pasos principales pongo a continuación: Recuerda que puedes hacerle modificaciones, una cuarta estrofa inclusive, o escribir el ejersucio en párrafos de prosa en lugar de en verso.

Primera estrofa: debe empezar con la palabra “pienso”, y debe contener el nombre de un personaje de historieta  y un color.

Segunda estrofa: Debe empezar con la palabra “deseo” y debe contener el nombre de un país y el nombre de una máquina.

Tercera estrofa: debe empezar con la palabra “espero” y contener el nombre de un animal y de un sentimiento.

Ejemplo:

Pienso en tu beso al viento,
en tus pestañas de Betty Boop,
en el azul de tus sentimientos.

Deseo que viajes junto a tu voz
por el teléfono que te llamó
desde la Jugla de mi nostalgia.

Espero tu aviso de ¡ahí te voy!
mientras te aguardo en mi maleta
que es donde guardo el amor que siento.

17 Comments on “Te receto un poema

  1. Pienso en tu naricita suave y húmeda
    en tus negras pestañas pulidas
    en tu acolchada casita de Snoopy.

    Deseo que en verano puedas viajar
    en el coche de los abuelos
    y atravesando España, llegar a oler el mar.

    Espero que, tú, perrita cabeza loca
    saques del sofá tu hueso de roer,
    ¡y, por favor, que no vuelva a suceder!

  2. Con amor … SDMP

    Pienso en un rio de palabras,
    recorriendo dolor en sus aguas,
    y un caudal que busca esperanza.

    Deseo impaciente un encuentro de amor
    entre el río y la fuerza del viento
    que su unión enardezca en el cielo.

    Espero encontrar el lucero infalible
    que conceda el deseo sublime
    de florecer su corazón y con amor redimirle.

  3. Pienso en aquellos cuadernos que marcaron
    una época en los sueños de mi infancia:
    en Tintín con un jersey de lana azul.

    Deseo ese jersey para mis viajes
    al Congo, a Sidney, al Tíbet o a la luna.
    En submarino, camello o helicóptero.

    Espero que me acompañes, por supuesto,
    que nos sintamos tan libres como pájaros.
    Que viajar es una forma de estar vivos.

  4. Pienso en la dulce Polly de mi infancia,
    con esa dulzura rosa y fastidiosa
    de quien apenas puede tocar el mundo.

    Deseo deshacerme de tu capa caída
    y ponerme unas alas de aeroplano,
    para llegar a España y más allá.

    Espero llevar conmigo un poco de dulzor
    para no extrañar a la perrita de peluche
    que al fin inspiró tanta valentía.

  5. Pienso en mi niñez tan luminosa, lejana, perdida entre sueños olvidados, sepultados debajo de cuadernos con historias escritas a lápiz, caramelos de menta azul, horas larguísimas nadando entre aventuras de Mandrake en el suplemento dominical, Olafo el Vikingo y los versos ocultos en el fondo de mi cajón.

    Deseo, ay, regresar a esos días en que viajaba a México, en aquel avión enorme atravesando Centroamérica para encontrarme con el pasado y el presente mezclados y confundidos. Deseo, pues, rescatar esas letras perdidas, esos olores de antaño, esas hermosas calles empedradas clavadas en medio de una gigantesca ciudad.

    Espero apaciguar esa nostalgia que me abre un hueco en el pecho, contando ovejas insomnes, atravesando de nuevo el Atlántico o encontrando historias en mis propias entrañas. También puedo acallar la melancolía con unos lejanos tacos al pastor o unas arepas de trigo.

  6. Pienso en la pobre Louise,
    que amaba a aquel hombre volador
    con calzoncillos rojos sobre mallas azules…

    deseo que se de cuenta de que Clark
    viajaría al último rincón del mundo (por ejemplo a Kriptón)
    sólo con ella y su máquina de escribir

    Espero sentada en mi butaca,
    Comiendo palomitas, frente a la pantalla,
    viendo Superman por quinta vez,
    que por fin se entiendan… ¡no pierdo la esperanza!

  7. To My Ser …

    Pienso en la nada que protejo en mi baúl,
    como el paisaje sin color aún,
    como Carlitos sin su mantita azúl.

    Deseo el magnetismo y calor en un beso,
    que aleje el frío de Canadá en invierno,
    como calefactor enardecer este momento.

    Espero te apiades hermoso oso polar,
    de la nieve, me quieras resguardar,
    imploro y te suplico, dejar de dudar.

  8. Barbitas Koala

    Pienso en el ángel que llegó a mi vida,
    como pequeña Lulú en sueños sumergida,
    con pensamiento abierto para ser dirigida.

    Deseo perder mi mirada en el horizonte
    un día en Australia cuando el sol esconde.
    y desvanece la tarde dando a luz una noche.

    Espero ilusionada, que mi osito Koala,
    al cerrar los ojos me duerma, a él abrazada.
    ahuyente mis miedos con la luz de su mirada.

  9. Pienso en el aroma
    que tiene tu cuerpo
    de gatita,que llego
    un día a mi casita.
    deseo que sigas tan bonita
    noble y sencilla toda una mejor amiga a pesar de ser una linda gatita.
    Espero llegar pronto a casa
    para disfrutar de verte jugar, y ronronear de felicidad cunado me ves llegar

  10. Pienso en una montaña teñida en naranja,
    luchando por lïberar sol en mañana,
    pero la noche se niega a liberlarla,
    como la sopa que rechaza Mafalda.

    Deseo aliviar el vacío que en mi alma,
    alimentaron en desprecio, sus palabras,
    con la inmensidad que el caribe, adorna,
    para Colombia, la belleza del mar.

    Espero con ansia que llegue el momento,
    en que mi corazón acepte en el tiempo,
    apartar este doloroso amor de tormento,
    y que conmigo luche por construir un nuevo comienzo.

  11. Meloancolía en el alma

    Pienso en una montaña teñida en naranja,
    luchando por lïberar sol en mañana,
    pero la noche se niega a liberlarla,
    como la sopa que rechaza Mafalda.

    Deseo aliviar el vacío que en mi alma,
    alimentaron en desprecio, sus palabras,
    con la inmensidad que el caribe, adorna,
    para Colombia, del mar, en esperanza.

    Espero con ansia que llegue el momento,
    en que mi corazón acepte en el tiempo,
    apartar este doloroso amor de tormento,
    y que conmigo luche por construir un nuevo comienzo.

  12. Pienso en tu sombra esquiva,
    en tus razones de Mafalda,
    y en tu sangre ante todo roja.

    Deseo que la máquina de escribir
    siga escriendo “France”, la “France”,
    hasta que se lea tu rostro.

    Espero, como hace el murciélago,
    dar un sentido a este hemisferio
    desde la cruz de mi nostalgia.

  13. Pingback: ahmlive » Invocación

  14. Invocación.

    Pienso en la cauda de Crono,
    en su inevitable avance
    y su negro y parco designio.

    Deseo el déjà vu, la regresión,
    y un reloj sin manecillas
    para permanecer en tu Olimpo.

    Espero que el aullido del tiempo,
    como lobo, llene otra vez la luna,
    para amarte, otra vez, con otra forma.

  15. Hola Carmen María, espero que este sea el conducto apropiado para enviarte mi ejersucio de Te receto un poema

    Pienso en los bucles castaños
    que llegan a los hombros de la Pequeña Lulú
    en la elocuencia de sus palabras
    y en sus sueños color azul.
    Deseo que los vientos del sur
    y las aguas del Perú
    me traigan el reloj de tu corazón
    envuelto en papel tisú.
    Espero contra toda esperanza
    llegue con el mensaje la paloma
    a turbar el letargo del olvido
    y surga la metamorfosis de la tristeza mía.

    Patricia Bermúdez

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: