Ejersucio: poemas útiles


Este poema me lo saqué de la manga:
eran las cinco de la tarde,
mi sombrero de mago
estaba lejos,
mi cajón de cachivaches también.

Yo tenía sueño a la mitad del invierno
y las almohadas parecían
colinas lejanas y se veían frías.
y hasta ojerosas.

Había tomado un té de mentiritas
muy caliente
y el libro que fingía leer
se aburrió de mí.

Así que tomé un bolígrafo
y me corté las venas,
únicamente las azules,
para despejar el camino
y llegar hasta el centro.

Un títere también alberga algo
semejante al miedo
donde parece que hay vacío.

Yo me lo saqué por la manga
hecho  bolita, y lo desarrugué.
A continuación escribí ahí un poema:
este, y ahora lo arrugaré de nuevo,
amarrándole alrededor las venas desatadas
con la esperanza
de que lata dentro de mí
como una estrella friolenta.

Por eso escribí este poema,
porque necesitaba
una ración de poesía
en el vacío rellenable
de mi corazón.

Lúdico nos ha mostrado un ejemplo de poema útil, y tú…¿si pudieras crear un poema para solucionar algún problema, cómo sería? Todos necesitamos diariamente palabras mágicas: para dormir a los niños inquietos, para invocar al tiempo cuando un libro nos espera en la mesita de noche, cuando hace frío y las mantas no son suficentes. Hacen falta palabras mágicas para espantar al aburrimiento, para cambiar la rueda pinchada del coche, para hacer la comida cuando nos corre prisa, para dejar las alfombras como nuevas, para que la contabilidad nos parezca apasionante. Hacen falta palabras mágicas para tantas cosas…

¿Cómo sería tu poema útil? Viviana Hinojosa nos muestra un ejemplo:

Voy a escribir un poema útil, uno que tenga fines prácticos y aporte, un poema útil, sin grandilocuencias. Será el poema de todos, el de cabecera, para gritarse en tiempos de verdadera tempestad o de absoluta calma. Antídoto contra el insomnio y los malos sueños, para los deshauciados de sí mismos y de los doctores y las ganas repentinas de llorar. El poema, el imprescindible, el cotidiano poema de todos los días, el multiusos, el que cierre las heridas, las grandes y las terribles. Un poema pomada del tigre, un poema tepezcohuite, un poema útil, al alcance del desconsuelo.

One Comment on “Ejersucio: poemas útiles

  1. Pingback: Ejersucio: poemas útiles | Club Seis

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: