Teoría y práctica del haikú


La primera vez que supe de los haikús, estudiaba la Licenciatura en Letras y mi maestro de lingüística, el poeta Jorge Cortés, en una de sus disgregaciones habituales, nos habló de esos breves poemas de origen japonés que se leen en el tiempo que dura una respiración. Según él, un verso debería describir quietud, otro movimiento, y el tercero ser una síntesis de ambos, como el famoso haikú de Basho:

El estanque de piedra (quietud)
salta una rana: (movimiento)
ruido del agua. (síntesis)

Otros autores afirman que un haikú debe expresar observación o asombro del poeta, que lo que distingue a un verdadero haikú de un simple poema de tres versos es esa sensación de espacio, una especie de experiencia numinosa que es muy difícil de lograr, tanto, que Basho afirmaba que si uno consigue escribir cinco haikús en toda su vida, es un escritor de haikú; si consigue escribir diez, es un maestro.

en este mundo
encima del infierno
viendo las flores
Issa

Pero también hay quienes dicen que basta con incluir un sentimiento, un suceso, y una estación del año o momento del día. Idealmente, debería ser patente uno de los cinco sentidos (observación) y el poema debe estar escrito en tiempo presente.

Los más estrictos aseveran que un haikú debe no ser mayor de 17 sílabas. Con versos de cinco, siete y cinco sílabas respectivamente. Sin embargo, hay quienes afirman que basta con que los tres versos sean cortos y que trasmitan esa sensación de espacio. Que parezcan como los tres trazos de un sencillo dibujo japonés, sin importar conteos de sílabas irrelevantes.

Ejersucio

A Lúdico, sin embargo, le encanta lograr precisamente esas 17 sílabas a la manera tradicional, pero es lo único tradicional de su método para escribir haikús.  Según me ha explicado, a falta de dedos en sus manos para contarlas, se basa en el ritmo, para lo que es más sensible (como todos saben, toca el laúd).  ¿Cómo logra ese ritmo de manera tan exacta? Pues primero lee en voz alta muchos haikús, y después se fija en el objeto que tiene más a la mano para improvisar un poemilla. Lúdico nos anima a hacer lo mismo para dominar la técnica del conteo de sílabas, como una especie de entrenamiento juguetón, o lo que es lo mismo, un ejersucio.

Esta hoja en blanco
y el bolígrafo en ristre.
…vuela una mosca.

En el cristal
de este vaso, un beso
fosilizado.

sobre el sofá
una manta arrugada
de tanto frío

 

¿Quién se anima a ejersuciarse con nosotros? Como primer paso, a leer esta selección de haikús, con enlaces a más haikús:
Ahora sí, a escribir imitando el estilo juguetón de nuestro títere. Si quieren, las siguientes palabras les pueden servir de inspiración:
Hormiga, taza, perejil, zanahoria, caja, antena, risa.

14 Comments on “Teoría y práctica del haikú

  1. Esto que aquí comentas lo desconocía,encuentro un “estilo” extraño y retador….habría que tratar,quizas resulte algo leible y entendible(intentaré)

  2. Hormiga negra
    trabajo sin pausa
    forma caravana.

    Es continente
    de mi fugaz descanso
    la blanca taza.

    Con alma fresca
    en coloridas mezclas
    la zanahoria.

    Miles de versos
    (son muchos sentimientos)
    en una caja.

    Antenas listas
    detectando presencias
    de invasores.

    Tarde nublada,
    con un brillo lejano:
    risas de niños.

  3. Las horas pasan
    y sigue la procesión
    de las hormigas.

    Es zanahoria
    el color de tu pelo
    y nariz roja.

    Una taza de té
    y sólo un poco de paz,
    es mi ambición.

    En muchas cajas
    conservo tu recuerdo
    y no me basta.

  4. Intento haiku
    borro, escribo, borro,
    trato otra vez.

    Muerdes hormiga
    el sombrero del hongo,
    ya alucinas.

    Bajo la tierra
    creces frescor naranja,
    tú zanahoria.

    Mesita de noche,
    caminas somnolienta,
    se rompe la taza.

    Un globo azul
    ata en su manita,
    en pago: risas.

    Maravilloso blog,me ha abierto las puertas a otro mundo de ideas, muchas gracias!!!

  5. Gracias Mariano, Citlalli, Bel y M por juglar con nosotros. Seguimos compartiendo por el gusto de colaborar y pasarla bien, aunque no sea fácil.

  6. Este lo hice hace mucho mucho tiempo, pero todavía me acuerdo:

    Los asesinos
    chupadores de sangre:
    mosquitos muertos

  7. Felitaciones por la lección de cómo escribir poemas en haiku.

    Soy freelance writer y quiero aprender poemas con mis fotografías.

    Quedaré muy agradecido que me guíen al respecto.

    Gracias

    Jaime Rojas Zambrana

  8. Felitaciones por la lección de cómo escribir poemas en haiku.

    Soy freelance writer y quiero aprender poemas con mis fotografías.

    Quedaré muy agradecido que me guíen al respecto.

    Gracias

    Jaime Rojas Zambrana

    Cochabamba 07 de Enero de 2012

  9. Jaime, nos alegra que te sirva el blog. Próximmente estaremos ofreciendo un taller on line de haikus, te enviaremos con mucho gusto la información a tu correo electrónico.

  10. Me gustö este nuevo modo de comunicacion
    espero pronto poder colaborar con un poema haiku, aunque he observado que hay cierta flexibilidad en cuanto a las silabas gracias Mariana Heinicke Perú
    2marzo 2012 a las 2:39am

  11. Por supuesto, las reglas son para romperlas, lo importante es encontrar ese “espíritu del haiku dentro del poema. Esperamos tus textos, Mariana, recibe un saludo.

  12. Cuerpos crean tu cuerpo
    Conciencias de tu conciencia
    Bella y casualidad eres

  13. Una pequeña taza,
    humeante ondula,
    …vientos de cafetales.

    Invencible claridad,
    mi alma calzinas,
    mi nublado corazón.

    Carmen, me gusto mucho hacer este ejercicio. Lo seguire practicando.
    Saludos desde El Salvador.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: