¿Escribir por competencia?

¿Escribir por competencias?

En algún momento de los talleres de Difícil de Juglar me gusta proponer que se escriba sobre los motivos que nos impulsan a escribir. El resultado siempre es agradable de leer: “..escribo para enterderme, para conocer de primera mano mis contradicciones, escribo para disfrutar de las palabras, para acceder a otro mundo que me parece más apetecible, para estar en contacto con mi creatividad, para compartir, para tener acceso a mi parte más lúdica, etc”. Hasta ahora nadie ha dicho: “Escribo para concursar y ganar premios y ser reconocido”. “Escribo para practicar hasta que me sienta listo para escribir la obra maestra que cambiará al mundo”. “Escribo porque soy buenísima escribiendo y me gusta impresionar a conocidos y desconocidos”.

¿Les parece improbable que alguien se exprese así? Imagínense mi sorpresa al recibir hace unos meses un email muy particular. Su autor me preguntaba por mis credenciales para impartir talleres de escritura, quería saber cuántos concursos había yo ganado pues él llevaba ya más de 250 preseas en pequeños certámenes.

Creo que todo mundo tiene derecho a escribir por las motivaciones que quiera, y por supuesto, tiene derecho a exponerlas y buscar aquello que persigue a través de la escritura, faltaba más. Sé que en Difícil de Juglar somos unos bichos raros, que en la Jugla no hay televisión y no vemos las olimpiadas porque no nos interesa la competencia, y que seguimos juglando porque creemos que escribir nos vincula y nos mejora desde el mejor lugar para unirnos: la autenticidad.

Por cierto, tampoco NOS gusta la expresión “competir con uno mismo”, ¿Verdad, Lúdico?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: