¿Cómo escribir textos cronometrados?


Para iniciar nuestro entrenamiento de cinco semanas, comparto estas seis instrucciones para los textos cronometrados, según las directrices de Natalie Golberg:

reloj manecillas

1. Usar una frase o una consigna como disparador. Cada semana publicaré cinco frases  y consignas. Así, cada día abres tu libreta, escribes la frase al principio de la hoja y empiezas a escribir.

2. Escribir sin detenerse durante cinco minutos.  Lo mejor es usar el cuenta atrás del teléfono o reloj. “Sin detenerse” quiere decir no parar ni siquiera a pensar qué frase pondré ahora o cómo es la mejor manera de escribirla.  Al terminar los primeros cinco minutos, reescribes la frase al principio del siguiente párrafo y continúas cinco minutos más.

3. Escribir los primeros pensamientos. En la escritura cronometrada surge un pensamiento y lo ponemos por escrito, inmediatamente, no da tiempo de pensar si está bien, mal, si lo puedo pensar mejor, si hay que censurarlo. Las palabras frescas y la espontaneidad les darán el peso necesario a los textos cronometrados.

4. ¿Ortografía? ¿Buena letra? ¿Palabras apropiadas? Nada de eso, ya habrá un momento posterior para hacer una revisión de escrito.

5. Ser concretos.  ¿Cómo ser más precisos? Natalie Golberg lo ejemplifica en sus “Reglas de la práctica de la escritura”: Coche no, cadillac. Fruta no, manzana. Pájaro no, alondra. No un hombre codependiente, neurótico, sino Harry, que corre a abrir la nevera para su esposa, pensando que quiere una manzana, cuando ella se dirige a la estufa de gas a encender un cigarrillo.

rojo

6. Ir a la yugular. Uno de los peligros de escribir sin un tema predeterminado  es la posibilidad de quedarnos escribiendo sobre “nada” línea tras línea. Ir a la yugular quiere decir que si algo de lo que surge en tu escritura te incomoda, te parece espeluznante o te conmueve , te concentres  y profundices  en ello.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: