¿De qué se nutre la escritura?


Todo buen entrenamiento físico contempla un plan de nutrición. También en la escritura. Aquí mis propuestas:

1. Leer, por supuesto. La mayoría de las personas que queremos escribir es porque amamos leer. Sin embargo con tanta hiperconexión a medios electrónicos, algunos de nosotros ya no leemos como antes. Por ejemplo, antes solía leer en el metro, y ahora tengo el teléfono con inteligencia promedio para distraerme en los trayectos largos. ¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste un buen libro? ¿Y que hiciste notas mientras leías? Todo alimento bien masticado es más nutritivo.
2. Hacer citas con tu niño artista. Ir a un museo, apuntarte a un taller de origami, comprar lápices de cera o salir de excursión al campo. Cada vez que te pones en contacto con algo hermoso o conmovedor, alimentamos a ese niño entusiasta que quiere crear.
3. Tener conversaciones estimulantes. ¿Tienes una amiga o dos con quien nunca se te ocurre hablar del estado del tiempo porque siempre hay algo interesante que discutir, diseccionar? ¿Disfrutas a menudo de esa charla en completa intimidad en la que te sientes de pronto más inteligente y ocurrente que la mayor parte del tiempo? Muchas veces salgo de un encuentro así con muchas ideas para escribir.
4. La observación. Los colores de la ropa de los asistentes a un congreso, la forma de los balcones de los edificios en calle Tordera,  el tipo de luz,  el nombre de los platillos del menú en el bar “El Cine”, el tono de voz de los niños, la pérdida de cabello de los árboles de Rambla Catalunya…Cada apunte mental es nutrición para futuros textos.

Ahora pondré una de esas preguntas retóricas al final de la mayoría de los post con instrucciones o sugerencias.

¿Y ustedes, cómo nutren a su artista-deportista interior?
snack-variedad

One Comment on “¿De qué se nutre la escritura?

  1. Pingback: Segunda semana | Difícil de Juglar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: