¿Dónde está el enemigo?


Camino bajo el sol pensando en la harina de trigo y lo maligna que es para mi organismo, ¡con lo que me gusta! también en el café, que por fortuna mi cuerpo rechaza ahora que sospecho que me ocasiona ataques de autoinmunidad. Podría escribir un poema, pero necesito hacer cuentas: cuánto dinero tengo, cuánto necesito y cuánto voy a gastarme en el Veritas. Entonces recuerdo que tengo que enviarle un archivo con mis poemas para niños a Yuan, pero cada vez que los leo, me parecen más cojos. Posiblemente Yuan dirá, sin demasiado entusiasmo, que le gustan, pero podrían mejorarse. Llevo más de veinte años escribiendo por goteo. ¿Me pondré por fin en serio con esto? ¿Si me pongo a ello en modo intensivo conseguiré una notoria mejoría, o suicido de una vez por todas mis pretenciones literarias? ¿Tendría que ir a casa ahora mismo para revisar mis correos electrónicos? ¿O me quedo un rato más bajo el sol? Consigo sentarme y hacer silencio. Miro unos insectos volando bajo el sol y escribo cinco lineas inspiradas. Me siento estupendamente.
Pero no durará mucho…

Cada vez tengo más pruebas que el mayor enemigo de mi creatividad está en mi cabeza. ¿Y la creatividad dónde está? Esta mañana que me senté a escribir puse en práctica un consejo de Eckhart Tolle: respiré conscientemente y sentí la energía vital de mi cuerpo. Luego pude escribir un par de textos venidos de un lugar más acogedor, lúcido y agradable que mi mente. ¿Quieres probarlo?

Paranoia a
¿Conoces al colectivo enemigo de tu vida creativa?

Phililip Lopate nos lo presenta:

Nosotros que somos
tus amigos más íntimos
pensamos que ha llegado
la hora de decirte
que nos hemos estado juntando
todos los jueves
en grupo
para idear maneras
de tenerte
en perpetua incertidumbre
frustración
malestar y
tortura
a base de no quererte
tanto como quisieras
ni dejarte ir.
Tu psicoanalista está con nosotros
y tu ex marido;
nos hemos comprometido a decepcionarte
siempre que nos necesites.
Al anunciar nuestra sociedad
somos conscientes de que hemos puesto
en tus manos
el posible antídoto
contra la incertidumbre.
Sí, contra nosotros:
pero dado que nuestras veladas de los jueves
nos han dado un sentido de comunidad
con un propósito
de por sí raro
contigo como centro natural,
esperamos que sigas
con tus irrazonables
demandas de afecto
si no a causa de tu desastrosa
personalidad
al menos por el bien del colectivo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: