Un respiro, segunda sesión



Yo quisiera ser niña
para acoplar las nubes a distancia
(Claudicadoras altas de la forma),
Para ir a la alegría por lo pequeño
y preguntar,
como quien no lo sabe
el color de las hojas
¿Cómo era?

Para ignorar lo verde,
el verde mar,
la respuesta salobre del ocaso en retirada,
el tímido gotear de los luceros
en el muro vecino,

Ser niña
que cayera de pronto
dentro de un tren con ángeles,
que llegaban así, de vacaciones
a correr un poquito por las uvas,
o por nocturnos
fugados de otras noches
de geometrías más altas.
Pero ya, ¿que he de ser?
Si me han nacido estos ojos tan grandes,
y esos rubios quereres de soslayo.

Cómo voy a ser ya
esa que quiero yo
niña de verdes,
niña vencida de contemplaciones,
cayendo de sí misma sonrosada,
… si me dolió muchísimo decir
para alcanzar de nuevo la palabra
que se iba,
escapada saeta de mi carne,
y me ha dolido mucho amar a trechos
impenitente y sola,
y hablar de cosas inacabadas,
tinas cosas de niños,
de candor disimulado,
o de simples abejas,
enyugadas a rosarios tristes.
O estar llena de esos repentes
que me cambian el mundo a gran distancia,

Cómo voy a ser ya,
niña en tumulto,
Forma mudable y pura,
o simplemente, niña a la ligera,
divergente en colores
y apta para el adiós
a toda hora.

Eunice Odio

niña

En este taller que hemos comparado con un viaje, seguimos caminando para descubrir esas islas nuevas, nuestros textos. Para descubrir hay que saber mirar. Toda forma de arte empieza por mirar, observar de una mejor manera. Hace unas semanas pasé unas horas con mi amiga Virginia y su hija de dos años, Valentina. La niña miraba la llama de una vela con una fascinación contagiosa. De repente ya estaba yo mirando que la llama no era sólo una llama más, sino algo vivo, casi mágico.  Cada cosa que Valentina miraba se volvía más interesante a través de sus ojos. Tal vez es por eso que la infancia parece más llena e interesante que nuestras complicadas vidas adultas.

El siguiente ejersucio se trata de escribir de tres a cinco razones por las que nosotras quisiéramos ser niñas otra vez. Lo podemos hacer a modo de lista.

 ¡Estamos “juglando” en Facebook! https://www.facebook.com/groups/621306814670939/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: