¿Escribo porque soy escritor, o soy escritor porque escribo?

La diferencia entre estas dos aproximaciones no podría ser mayor ni más profunda. Si pertenezco al primer grupo, obtengo mi denominación por la mera descripción de mis acciones («Soy lo que hago»). Si pertenezco al segundo, mi quehacer es la natural consecuencia de mi visión de mí mismo («Hago lo que soy»). Ocupación versus vocación. Realidad versus identidad.