¿Por qué el hábito de escribir?

Como cada mañana que escribo, (no todas, pero sí la mayoría) regreso a mis labores cotidianas con la cabeza amueblada, sus ventanas abiertas y un agradable airecillo circulando, y muy contenta de haber empezado el día con buen pie.