El yo renuente

Escribe una historia en primera persona en la que uses el pronombre de primera persona (yo o mi o mí) sólo dos veces—pero mantén el yo importante de alguna forma para la narrativa que estás construyendo. El punto de este ejercicio es imaginar un narrador que está menos interesado en sí mismo que en lo que está observando.