Escribir poesía

Pero desafortunadamente no tenemos más opción que darle la vuelta. Esa peculiaridad hace que la actividad de escribir poesía sea a la vez más sencilla y más difícil que otras actividades. Sencilla porque está de inmediato a tu alcance, como una pelota, para jugar con ella. Y difícil porque tienes que inventar el juego y decidir quién gana y quién pierde.