Homenaje a las pequeñas cosas

Aprended a escribir sobre lo que es banal, rendid homenaje a las tacitas de té, a los pajaritos, a los autobuses, a los sandwichs de jamón.

Soñaba con escribir…

¿Cuáles son las trampas, los atajos, las motivaciones, los ejercicios abdominales para perseverar en la práctica de la escritura? ¿Qué hay que adquirir, cómo ponerlo en práctica, cómo revisar, cómo hacerlo satisfactorio?

¿Por qué el hábito de escribir?

Como cada mañana que escribo, (no todas, pero sí la mayoría) regreso a mis labores cotidianas con la cabeza amueblada, sus ventanas abiertas y un agradable airecillo circulando, y muy contenta de haber empezado el día con buen pie.

Volver a escribir

Volver a escribir

ero también es fácil escribir cada día. Así que todas las mañanas despierto con ganas de tomarme un café y escribir cualquier tontería en mi libreta negra. Al principio lo hacía con dificultad, a regañadientes