¿Y qué más?

Nos dimos cuenta de que juglar en muchas ocasiones implica sacarle a una idea, a una frase, a una palabra, todo el juglo posible. Con la frasecilla sobre la mesa y el ánimo jugletón bastaba para que llovieran ideas.

El extractor de emociones

Hace algún tiempo presencié una discusión entre un alicaído títere trovador que cantaba sobre su corazón roto y deshilachado, y un ventrílocuo mofletudo y bonachón que, para consolarle, le explicaba: «¡Pero Ataúlfo… si los títeres no tienen corazón!»…. Read More