Unos pasitos dados y un salto al vacío

Un truco que todos los títeres jugletones usamos, consiste en elegir cualquier combinación aleatoria de palabras para, simplemente, romper el silencio. Una vez que se comenzó, se esfumó esa parálisis por completo: Ya hay algunas ideas en el papel y, eventualmente, esas palabrillas del principio, enfrentarán su destino.