Volver a escribir

Volver a escribir

ero también es fácil escribir cada día. Así que todas las mañanas despierto con ganas de tomarme un café y escribir cualquier tontería en mi libreta negra. Al principio lo hacía con dificultad, a regañadientes