Ruido, canalla ruido

Nadie escribe sin su aparato crítico en funcionamiento. Tú necesitas esa voz que ocasionalmente susurra en tu oído: “Encontremos una mejor palabra para eso” o “¿No sería agradable insertar una cita contundente justo aquí?” Se llama pensar. Pero no puedes permitirle a esa voz abrumarte, hacerte ir más despacio o, como puede suceder, llevarte al alto total.